lunes, 22 de octubre de 2012



ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero

 
MICHOACÁN: TIERRA DE NADIE  
 

Michoacán, “lugar de los que poseen el pescado”, voz náhuatl que hace referencia al “paradisiaco territorio” donde se asentará el Señorío Tarasco ó Mechhuaque, hogar de Caltzontzin “señor de innumerables pueblos”, de Tariácuri “sacerdote del viento” y de las multicolores Mariposas Monarca; colonizado en primer contacto por Cristóbal de Olid y posteriormente por Tata Vasco (Vasco de Quiroga) desde luego con la incondicional y “desinteresada” ayuda de la Iglesia Católica, atreves de las ordenes de los franciscanos y los agustinos, bañado por los lagos de Cuitzeo, Pátzcuaro y Zirahúen, reconocido mundialmente por su celebración de Día de Muertos, declarado “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad” por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). 

Michoacán de Ocampo, su capital Morelia declarada también por la UNESCO “Patrimonio Cultural de la Humanidad” al igual que la Biosfera de la Mariposa Monarca, Estado conformado por 113 Municipios, enclavado en el centro-oeste del territorio Nacional, con una población aproximada de 4.5 millones de habitantes y que hoy pareciera se encuentra al borde de la ingobernabilidad. 

Azotado severamente por el crimen organizado, particularmente por los Zetas, el Cártel del Golfo y más recientemente por la autodenominada Familia Michoacana, grupo delincuencial que surge en el 2006 a raíz de una escisión de los dos primeros, dedicada principalmente al trasiego de drogas, extorsión, secuestro, tráfico de armas y un sin fin de linduras más, caracterizada por el alto nivel de violencia, tortura y homicidio, no solo en contra de rivales a lo que ellos cínicamente llaman “justicia divina” sino en contra de civiles, liderada en sus inicios por el normalista Servando Gómez Martínez alias la Tuta, Nazario Moreno González alias el Chayo y tras el abatimiento de éste, por Jesús Méndez Vargas alias el Chango también detenido por Fuerza Federales.  En el 2011 con el debilitamiento de su organización tanto la Tuta como Enrique Plancarte, conforman otro grupo aun más violento denominado los Caballeros Templarios, responsables de muchos delitos, así como de la aparición de “narco mantas” donde manifestaban ser los sustitutos del cártel de la Familia Michoacana. 

Como si esto fuera poco, una comunidad llamada La Nueva Jerusalén que se autogobierna, en todos los sentidos, por un código religioso, tienen sus propias leyes, que prohíbe entre otras cosas la impartición de educación, jugar futbol, leer periódicos o ver la televisión; en donde se ha expuesto a luz pública una serie de irregularidades y enfrentamientos internos entre grupos antagónicos, que van desde el señalamiento de violaciones por parte de la cúpula dirigente de la secta, reclamo de derecho de pernada, practicas pedofilias  o hasta asesinatos y sus encubrimientos. Las diferencias entre estos grupos llego a su mayor expresión cuando uno de los grupos azuzados por una “vidente” les trasmitió el “deseo de la Virgen del Rosario” patrona de la comunidad, de destruir la Escuela Rural porque ahí “habitaba el demonio”. Lo que evidenció otro tanto de anomalías, delitos y violaciones a las leyes estatales y federales vigentes. 

Por último, no por ello menos grave es el problema en que se han convertido los “estudiantes” de las normales estatales de Tiripetío, Arteaga y Cherán, sí…esos que pretenden ser los educadores de la niñez michoacana, esos que debería de ser ejemplo de rectitud, honestidad y compromiso nacionalista, esos mismos decidieron secuestrar al menos 36 unidades de transporte público de pasajeros y transporte de productos perecederos, así como a los choferes u operarios de las mismos, para protestar por la implementación de una reforma curricular que contempla que la carrera magisterial tendrá una duración de 4 años y la incorporación al plan de estudios de las materias de inglés y computo, situación que les pareció del todo “violatoria de sus derechos” ¡háganme ustedes el favor! pero la cosa no ha concluido, tras la implementación por parte de Fuerzas Federales y  Policía Estatal de un operativo para recuperar los vehículos secuestrado, los pseudo estudiantes prendieron fuego a algunas de ellos y no solo eso sino que salieron a las calles a secuestrar más. Desde luego que a esta serie de ilícitos no podría dejar de sumarse los solidarios y responsables integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CENTE), para protestar al unísono para “arbitrariedad” de pretender mejorar las competencias de los futuros educadores. 

Como podemos darnos cuenta Michoacán se ha convertido en tierra de nadie, la delincuencia organizada se ha apoderado y empoderado de tal manera que las autoridades municipales y/o estatales se han visto rebasadas, lo mismo tienen el poder (dinero) y las conexiones suficientes para impulsar-patrocinar a diputados, como el caso del perredista Julio Cesar Godoy o para en flagrancia o desfachatez difundir videos amenazando al Presidente Municipal de Teloloapan. Los civiles desconocen a la autoridad, infringen sin consecuencia la normatividad vigente, estipulan sus propias leyes y hacen de su comunidad (secta) un paraíso de la impunidad como en el caso de la Nueva Jerusalén o bien secuestran, atacan las vías de comunicación, se asocian delincuencialmente y se hacen llamar estudiantes.  

El Estado es rector, tutor y responsable de hacer valer la ley, garante del libre tránsito, de la impartición de justicia y sobre todo de la seguridad de la ciudadanía, pero tal parece que todas estas y otras tantas obligaciones se han dejado del lado, unas por incapacidad, otras por complicidad, unas más por atender a intereses distintos a los comunes, y muchas pero muchas más por falta de cojones, por tibieza, por falta de compromiso y de integridad. Por desconocimiento que no exime o por en ese turbio camino se enriquecen y enriquecen otras manos que les cejarán la vida en el momento que así les convenga. 

 

El Morral del Ciego:
Penosamente nos hemos enterado que por cuestiones de dopaje, le fueron retirados al siete veces campeón de La Tour de France sus títulos correspondientes, tras un largo periodo de investigación y testimonios se logro comprobar que el súper atleta era impulsado además de su gran corazón por sustancias prohibidas, confiemos que esta equivocación o deseo de destacar no empañe su gran labor altruista y humanitaria para que así nos pueda quedar en el imaginario colectivo la del icono de superdotado.

lunes, 8 de octubre de 2012

 

ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero

 

DEMOCRACIA: EL JUEGO DE LAS MAYORÍAS

 

Histórica y conceptualmente la democracia es, una forma de organización en las distintas sociedades, es aquel sistema de gobierno en donde la soberanía del poder reside en el pueblo, la ciudadanía, en todos los integrantes de tal o cual comunidad. La ciudadanía por medio de votaciones decide el rumbo que han de tomar o bien elige a sus representantes y/o gobernantes para que estos sean su voz en los espacios de toma de decisiones. 

Para los Griegos literalmente democracia significaba “el gobierno del pueblo”, existen tres tipos de democracia; la directa cuando la ciudadanía ejerce “directamente” la acción de decidir y la indirecta o representativa, que es cuando la propia ciudadanía elige a sus representantes (Diputados y Senadores) para que estos en su nombre tomen las decisiones y por último la participativa que es la que promueve la “participación” directa de la ciudadanía en paralelo a la de sus representantes, mediante ejercicios de consulta y/o plebiscitarios, ninguno de los tres tipos debiera de ser excluyente uno del otro, más sin embargo en México aun no llegamos a una integración plena de todos.

La democracia es como todos los juegos de la vida, una competencia con reglas y la que sobresale por sobre todas, es aquella que le da sustento y claridad, se llama la “voluntad de la mayoría”; es decir la esencia de cualquier democracia es que todas y cada una de la decisiones que afectan a tal o cual comunidad se someten a consenso (votación) y lo que elije la mayoría de sus integrantes será la que se implemente, para el caso de la elección de representantes y/o gobernantes funciona exactamente igual, la mayoría manda y quien tenga más votos será quien ocupe el cargo.

Esto a colación porque pareciera que nuestras flamantes Diputadas y Diputados Federales no conocen las reglas del juego que los puso a jugar, o sea, no saben que gracias a la decisión de la mayoría ell@s ahora están sentad@s en una curul y gozando de entre otras muchos privilegios, el del Fuero Constitucional que impide a cualquier autoridad competente someterlos a un proceso penal por la comisión de un delito, como debería de ser para algún@s con pasados y presentes bastante turbios o bien el de una sustancial dieta que a decir del propio ex Diputado panista Manuel Jesús Clouthíer Castillo ronda los 3 millones 557 mil pesos al año, lo que nos da la nada despreciable cifra de 296 mil 416 pesos mensuales, muy por encima de cualquier salario promedio de la ciudadanía que los llevo ahí y de la cual se han olvidado flagrantemente, así como  de sus intereses. 

Y como si esto fuera poco, invalidan, impugnan, vituperan, descalifican, amedrentan, insultan y desde luego toman la tribuna de la Cámara de Diputados cuando la decisión de la mayoría, en pleno ejercicio de la democracia, vota a favor o en contra de una iniciativa cualquiera, que no es la que ellos impulsan, promueven o creen que es del beneficio o en perjuicio de la población (Partido, corriente o tribu) que representan, que los eligió; pero aquí y justo aquí, es donde radica la esencia, como ya lo he dicho, de la democracia; nos guste o no, estemos de acuerdo o no, con el resultado de la votación o el propio contenido de la iniciativa sometida primero a escrutinio  y luego a votación,  esa es la regla del juego, y ellas y ellos deberían de ser las y los primeros en respetarla, porque gracias a esa regla ell@s ahora son Diputad@s y enaltecer y respeta esa decisión hablaría de su talante democrático. 

Desgraciadamente en las semanas recientes hemos tenido dos penosos y hasta terribles ejemplos de estas peculiaridades de “nuestros representantes populares”; el primero en la Cámara de Diputados Federal, que se suscito para impedir que se llevara a cabo la votación que culminaría con la aprobación del dictamen a la iniciativa de reformas a Lay Federal del Trabajo y que no solo le diera un toque de insólita a esa sesión sino hasta de histórica, ya que tras la toma de la tribuna por los Legisladores afines a Obrador, la mesa directiva se instaló en uno de los balcones laterales del recinto legislativo para desde ahí concluir con la votación, lo que significo no solo la aprobación de las reformas sino que la primera gran escisión entre las tribus perredistas y que perfila cual será el triste camino que ha de recorrer la “Izquierda Mexicana”, ya que tanto Jesús Ortega ex dirigente nacional del Sol Azteca y líder de la corriente Nueva Izquierda, como el Diputado Silvano Aureoles coordinador de la bancada perredista en San Lázaro, se deslindaran de “esas acciones extremistas” emprendidas por los obradoristas –incluidos PRD, PT y Movimiento Ciudadano- tildándolos de ser un “grupo de extremista incapaces de respetar acuerdos legislativos” y de acatar las reglas del juego.

El segundo y no por ello menos delicado, es el referente al acto más antidemocrático,  de incivilidad, arbitrariedad, violencia y barbarie de los últimos tiempos, me refiero al de incendiar la Presidencia Municipal, la Casa de Cultura, oficinas de Hacienda y tres patrullas, así como  la liberación de 80 reos de la cárcel municipal y la agresión física a representantes de los medios de comunicación en Motozintla, Chiapas, a manos de integrantes del Movimiento Progresista afines también a López Obrador, como epílogo del conflicto postelectoral por el triunfo del candidato a esa alcaldía del Partido Verde Ecologista, Óscar René González que fuera electo por la mayoría y triunfo que posteriormente fuera validado por el Tribunal Federal Electoral del Poder Judicial de la Federación; así es como se las gastan los auto denominados “progresistas” que a juicio personal solo son retrógrados neandertales, pero afortunadamente ya fueron detenidos 41 de estos ejemplares y consignados 28 de ellos al penal de Comitán para enfrentar penas hasta de 20 años de prisión por los delitos de rebelión, motín, evasión de reos, atentado contra la paz e integridad corporal y patrimonial de la colectividad y el Estado, los 13 restantes fueron liberados bajo reservas de Ley.  

¿Entonces? ¿Qué pasa? Exijamos que se respete la voluntad de la mayoría, repudiemos cualquier conducta antidemocrática y hagamos valer las palabras del propio López Obrador, “en la democracia se gana o se pierde”, o las del Presidente Calderón “…debemos respetar la voluntad de la mayoría…en la democracia se gana o se pierde por el voto ciudadano. Pero no hay victorias permanentes ni derrotas para siempre” o bien las de una cita que ya he compartido de Rodríguez Zapatero “al demócrata se le conoce en la derrota”. 
 
 

El Morral del Ciego:
Tras una participación histórica del 84% los venezolanos reeligieron ayer Presidente al auto denominado “Socialista” Hugo Chávez, que tras vencer por aproximadamente 10 puntos porcentuales a su opositor Henrique Capriles, tendrá la oportunidad, si sus condiciones físicas y mentales se lo permiten, extender su mandato hasta llegar a 20 años en el poder, lo que a juicio personal se acerca mucho más a una dictadura que a una democracia, pero siguiendo con los juegos de las mayorías, esa es la decisión del pueblo venezolano, hecho por el cual habrá que felicitarlos, así como por la copiosa participación en las urnas. Este es otro ejemplo clarísimo que a pesar de los resultados, puede no ganar el mejor o el más adecuado, gana sin duda quien la mayoría así lo decide y eso se tiene que respetar a pie juntillas.