lunes, 19 de agosto de 2013

QUE POCA...OTRA VEZ LA CNTE


 

ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero

 
QUE POCA…OTRA VEZ LA CNTE
 

Tras algunos años de compartir con ustedes este ejercicio, nos hemos percatado que entrega tras entrega; denuncia tras denuncia; análisis tras análisis, una de las constantes más recurrentes en todos los ECLIPSE es el tema de la educación, siempre ligado a los grandes problemas de México, ya sea porque es su origen o bien porque es la solución, pero siempre la educación.  

Que si hablamos de buscar un México más equitativo e incluyente, la educación; que pretendemos disminuir los índices de adicciones de los jóvenes, la educación; que si queremos construir un país sin violencia de género, la educación y así podíamos seguir de manera interminable, no solo con las cusas sociales más sensibles sino con esos temas escabrosos como la corrupción, el nepotismo, la evasión fiscal o peor aún, el narcotráfico, lavado de dinero y delincuencia organizada, todos estos jinetes apocalípticos encuentran su origen en una nula o deficiente educación o bien encuentran su esperanzadora solución en la propia educación. 

Pero todo esto, les vale madre a los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que han decidido una vez más, dejar a más de un millón de estudiantes de educación básica en cinco entidades federativas sin clases y paralizar al menos 24 mil planteles educativos y eso solo, de por sí ya resulta nefasto por decir lo menos, sino que además trastocan las libertades y derechos de otros ciudadanos de a pie como tú y como yo, en cínica flagrancia atacan las vías generales de comunicación, secuestran unidades de trasporte; se embozan, se agazapan y se ocultan de manera cobarde en el anonimato que brinda la multitud, desde donde lo mismo lanzan una consigna en contra de quien sea, un petardo o una bomba molotov de fabricación casera, reclaman la liberación de presos políticos sin conocer siquiera su acepción, de compañeros consignados por delitos cometidos en anteriores plantones y manifestaciones o simplemente pasan lista de asistencia para cubrir gallardamente con sus líderes y así llenarse la boca para decir que están “en pie de lucha”.  

No basta la indignación o el coraje, las mentadas de madre o la apatía, hace falta que las autoridades competentes -porque les compete, no por eficientes- nos traten a todos los ciudadanos con el mismo rasero, que no dejen que la impunidad sea el guión que encabece sus manifestaciones por “legales” que pudieran llagar a ser, que se fajen los pantalones y hagan uso de la autoridad que les fue conferida y garanticen la convivencia pacífica y armónica de todos los ciudadanos, que los poderes fácticos, los acuerdos copulares o las cuotas de poder nunca estén por encima de los derechos de nuestra niñez.

 

 

El morral del ciego:
Y contra posición, uno que da orgullo, que se auto-forjo a conciencia, con la rudeza de la disciplina y la constancia, de esa que diferencia los hombres comunes, de los grandes hombres; ejemplo a seguir, imitar y enaltecer, el mexicano Luis Rivera, primero en obtener una medalla de bronce en la prueba de salto de longitud en el campeonato mundial de atletismo en Moscú. Para él, mi y nuestro reconocimiento por poner en alto el nombre de México y ser un ejemplo de que si nos lo proponemos se puede lograr, felicidades.

 

lunes, 5 de agosto de 2013

LA POBREZA, EL LADO MÁS PERVERSO DE LA VIOLENCIA


5 de agosto del 2013

 

ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero
 

En México, tristemente al igual que en otras muchas latitudes, la pobreza es un flagelo que va mucho más allá de las propias cifras que la describen o contextualizan, la pobreza como tal es sinónimo de desigualdad, injusticia, amenaza sostenida o daño, que se asocia directamente con los elementos conceptuales de la violencia. Así pues, podemos decir que la pobreza   es simplemente una más de las formas de violencia que existen 

Particularmente en nuestro país, es una lastre que venimos arrastrando desde tiempos inmemoriales, es la suma de errores tras errores, es el resultado de todas las fallidas políticas públicas implementadas por caciques, revolucionarios, gobiernos militares y civiles de cualquier extracción partidista, es la consecuencia de toda la apatía de nosotros los ciudadanos de a pie, es en sí, la suma de todos nuestros temores y defectos como especie humana. 

Para el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), la pobreza es un “fenómeno de naturaleza multidimensional que no puede ser considerado, única y exclusivamente, por los bienes y servicios que pueden adquirirse en el mercado”, sino además por la posibilidad de acceso a la alimentación, salud, seguridad social y a los servicios básicos de una vivienda; rezago educativo, calidad de la vivienda y desde luego el ingreso per cápita. El mes pasado, el secretario ejecutivo del CONEVAL, Gonzalo Hernández Licona, dio a conocer las aterradoras cifras que revelan que existen en México más de 53 millones de compatriotas victimas de pobreza, aunque existen cifras no oficialistas que señalan que existen más de 61 millones de mexicanos afectados por este tipo de violencia multifactorial. 

Podríamos caer en el engañoso juego de buscar culpables, de decir que porcentualmente en el gobierno calderonista fue cuando más se dispara esta cifra; que de los diez municipios más pobres de país, dos son las delegaciones Iztapalapa y Gustavo a Madero en el Distrito Federal; tres del Estado de México: Netzahualcóyotl, Ecatepec y Toluca; además de León, Guanajuato; Puebla, Puebla; Juárez, Chihuahua y desde luego Acapulco, Guerrero, lo que nos habla que la pobreza no es imputable a un solo color, a una solo ideología o a un solo partido político,  la pobreza nacional es la consecuencia de décadas de descuido, corrupción, ignorancia, apatía, desinterés e incongruencia de los todos gobiernos, gobernantes y legisladores  que hemos electo, por ende es la consecuencia de nuestras decisiones, así que si buscamos culpables, tan solo descubramos una imagen en el espejo de nuestras casas.
 

El Morral del Ciego:
Como cada año en julio y tras una breve pausa en la publicación de este ejercicio, con esta entrega retomamos nuestra comunicación, no sin antes agradecer a todos y cada uno de los integrantes de adorada familia, amigos y lectores, por todas las muestras de cariño, solidaridad y empatía de las que fui objeto tras la celebración de mi cumpleaños, así como los conceptos y alegorías que me expresaron personalmente, en redes sociales o en elocuentes discursos, cartas, imágenes o videos, a tod@s gracias mil, mi existir en deuda por siempre con ustedes.