lunes, 30 de septiembre de 2013

SOLIDARIDAD:UN CAMINO, VARIOS SENTIDOS


 

ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero

 

SOLIDARIDAD: UN CAMINO, VARIOS SENTIDOS.
 

La solidaridad en el sentido más básico y bajo la óptica de la sociología es: “el sentimiento de unidad basado en metas o intereses comunes…son los lazos sociales que unen a los miembros de una sociedad entres si”. Pero actualmente entendemos esta conducta, como el simple hecho o la capacidad de entregar de manera altruista bienes, dinero o trabajo a otros integrantes de nuestra o alguna otra comunidad, en una situación de desventaja, con relación al común denominador, esta desventaja puede ser multifactorial; por guerra, hambre, discapacidades o bien por el impacto de algún agente perturbador ya sea de origen sociorganizativo o natural; el punto de coincidencia en todos los casos está determinado por una afectación del entorno, rutina o capacidad para continuar con el estándar de vida de los integrantes de la comunidad afectada.  

México y los mexicanos nos hemos caracterizados ancestralmente por nuestra solidaridad Nacional e Internacional, ya sea refugiando a aproximadamente 25 mil ciudadanos españoles entre el 1939 y 1942 que huían de la guerra civil en aquel país o bien judíos perseguidos por mentes enfermas entre el 1933 al 19945 o que decir de los miles chilenos que dejaron su patria para salvar la vida y dejar atrás  las atrocidades de gobierno golpista de Pinochet. Más recientemente con los haitianos tras el terremoto sufrido en el 2010 o con los japoneses después  del paso de tsunami y que decir de las miles y miles de muestras que dimos la sociedad mexicana en su conjunto, tras los tristemente célebres terremotos del 85. 

Pero la solidaridad no es un camino de un solo sentido, no es sentarse a ver quién hace, quién me da, quién resuelve, me queda más que claro que tras la tragedia viene el desconcierto, la negación, la frustración y hasta el enojo por las pérdidas materiales y más aún por el dolor de haber perdido a un ser querido; pero no basta la ira, el coraje a la lamentación y mucho menos solo la actitud solidaria y desinteresada de nuestros semejantes, ni la solidaridad obligada de nuestros gobiernos y gobernantes, es necesario que levantemos la frente, que saquemos fuerza de flaqueza, que hagamos todos nuestra parte. 

México, ha sufrido la más extensa afectación territorial de toda nuestra historial, Manuel e Ingrid han dejado a su paso por territorio Nacional una estela de muerte y sobre todo de destrucción; reconstruir será una tarea ardua y de largo plazo, una carrera de distancia y no de velocidad, habrá que comprometer recursos que no tenemos, ajustar los planes y programas de gobierno, habrá que eficientarnos en todos los ámbitos, habrá que hacer más, mucho más con menos, por ello todos y cada uno de nosotros tenemos que hacer nuestra parte; los que afortunadamente no hemos sido afectados directamente, aportando lo más posible, Gobierno y autoridades haciendo su trabajo pulcra y eficazmente; partidos políticos, no lucrando ni condicionando, organizaciones no gubernamentales y liderazgos sociales siendo solo facilitadores de actuar transparente; medios de comunicación y comunicadores, informando con veracidad e imparcialidad, sin amarillismo que venda ni ocultamiento que enturbie y ustedes mis queridos hermanos y hermanos que perdieron sus casas, sus enseres, su patrimonio o desgraciadamente a algún ser querido, sacando la casta, luchando por los que afortunadamente se quedaron con nosotros, por niños, discapacitados y los adultos mayores que nos necesitan, trabajando con ahínco y orgullo para volver a la normalidad lo más rápidamente posible, sabiéndose que son parte de un todo, de una misma Nación, de un mismo México. 

 

El morral del ciego:

¡Viva México! y los mexicanos; seamos generosa y permanentemente solidarios.

lunes, 2 de septiembre de 2013

GOBIERNO: NI OMISO, NI REPRESOR.


 

ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero

  

GOBIERNO: NI OMISO, NI REPRESOR.

 

A raíz de los plantones, marchas, manifestaciones, secuestro de instalaciones y personal por pseudo maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de Educación (CNTE), con los que “consideran obtener beneficios para el gremio”, nosotros los ciudadanos de a pie hemos sufrido en carne propia las consecuencias de dichos actos;  hemos visto como desquician el tránsito vehicular en esta ya caótica Ciudad Capital, como secuestran televisoras sin permitir salir ni entrar a nadie a sus propias instalaciones, hemos visto como con lujo de violencia irrumpen en el Congreso de la Unión, como destruyen propiedad privada y federal, como amagan, lo mismo a Diputados que a Senadores de la República, hemos visto como con toda desfachatez y cinismo se apoderan de espacios públicos -comen, duermen y orinan, entre otras muchas cosas- en esos espacios, hemos visto con gran tristeza como miles de escuelas se encuentran cerradas por qué no hay quien imparta clases y por ende existan más de un millón de estudiantes que aún no pueden iniciar el ciclo escolar 2013-2014.  

Pero como si esto no fuera por si lamentable, también hemos visto y atestiguado la absoluta apatía, inoperancia, inactividad, desidia e indolencia por parte de las autoridades del Distrito Federal, así como del ámbito federal, para contener las expresiones de inconformidad por parte de los pseudo maestros. No han movido ni un solo dedo para salvaguardar, en principio nuestra Garantía Individual de Libertad de Tránsito, conferida en Capítulo I, artículo 11 de nuestra Carta Magna; atestiguamos como comerciantes del Centro Histórico denuncian haber perdido más 600 millones de pesos tras tres semanas de plantón en el zócalo capitalino y no hay autoridad alguna que salga de la comodidad de su oficina para hacer algo al respecto, tampoco hay servidor público que nos diga de donde provienen los recursos con los que instalan con carpas de primer mundo para dar cobijo a los rijosos y claro para darles desayuno, comida, cena y diversión a los más de 12 mil “maestrillos” faltistas. 

Esto nos habla de una clara omisión culposa o premeditada de nuestro Gobierno y nuestros Gobernantes, evidencia su ineficacia, inoperancia o intencionalidad al permitir este tipo de delitos con algún fin muy oscuro y su conveniencia personal o partidista, omisión que por decir lo menos, los hace acreedores al calificativo de cómplices o bien te timoratos; si bien es cierto que nadie y menos yo, pretendemos que se llenen las manos de sangre del pueblo, como en el 68 o en el jueves de corpus en el 71, si queremos, demandamos que garanticen tanto la libertad de expresión como la tránsito, que no diferencien entre ciudadanos o grupos con privilegios y ciudadanos de segunda, que asuman sus responsabilidad y nos midan a todos con el mismo rasero. 
 

El morral del ciego:

Y como si fuera magia llego septiembre, mes de la patria, honremos el mes con más que pozole y muchos tequilas, trasmitamos nuestro orgullo por lo mexicano, por nuestros colores, por los símbolos patrios y digámosle al mundo entero y a las generaciones que nos preceden  ¡Viva México!