martes, 2 de diciembre de 2014

AYOTZINAPA; REPARTAMOS CULPAS


ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero


AYOTZINAPA; REPARTAMOS CULPAS

A manera de Prefacio quiero externar, para acallar aquellas voces que son más papistas que el Papa, que: por supuesto al igual que toda la sociedad en su conjunto, estoy indignado, perplejo y  triste por todo lo ocurrido, por su manejo, alcances, impacto social y económico, repercusiones Nacionales e Internacionales, pero sobre todo quiero manifestar mi más profunda solidaridad –sí de algo sirve- con las familias de los ausentes, con su dolor y desesperación.

Dicho lo anterior entremos en materia, si bien es cierto que el caso Ayotzinapa ha transgredido la conciencia, la estabilidad  y la visión de la Nación toda, también es cierto que por costumbre y hasta tradición de los pueblos con insipientes democracias o en proceso de desarrollo como el nuestro, todo lo malo que pasa en el país es culpa de “ese güey” (vox populi), de ese que en el pasado bastante reciente era omnipotente, de ese que con solo mencionar su nombre los distintos poderes temblaban, época en donde el Congreso de la Unión era solo una oficialía de partes, en pocas palabras, donde todo era culpa del Presidente.

Pero afortunadamente ese México ha quedado en el pasado, ya no es más el México de la dictadura perfecta ni de la tristísima transición panista, ahora existen contrapesos, si bien no de la envergadura deseada, pero al fin contrapesos a la Institución Presidencial, a su poder y por ende a su injerencia absoluta en todas la decisiones que rigen la vida del país.

Ahora, tenemos que pensar que la responsabilidad de lo acontecido, es en primer lugar y solo de manera cronológica, responsabilidad tuya y mía por la elección de nuestros representantes populares o en su defecto por la abstención u omisión que permitió que otros decidieran por nosotros; en segundo término de los Partidos Políticos, todos, que en su desmedida hambre de poder postulan a quien sea a cualquiera, siempre y cuando les garantice su status quo, y desde luego de los propios representantes populares, gobernantes y autoridades de los 3 niveles de gobierno: Federal, Estatal y Municipal, que solo se concentran en la tarea de acarrear agua a sus molinos, dejando en último término a su origen que debería de ser su propio destino; los electores.

Por ello en este caso en particular, habría que enfilar nuestras baterías a la terrible descomposición social en la que han hundido, los últimos gobiernos estatales perredistas, al Estado de Guerrero, habría que señalar, cuestionar al propio PDR por la designación del ex Alcalde de Iguala, en conciencia y conocimiento de sus antecedentes personales y sobre todo de los “blasones” de su familia política; habría que señalar o mejor dicho destacar todo el apoyo que dicen los mismísimos legisladores que recibió, así como su bendición y empuje de López Obrador para que ese criminal asumiera la Presidencia Municipal y para que se enriqueciera de manera ofensiva y así pudiera hacer jugosas “aportaciones voluntarias” para la operación del incólume luchador social y sus nobles causas: plantones, manifestaciones, bloqueos, etcétera, etcétera.

Habría que poner también en el banquillo al propio Gobernador con licencia, también de extracción perredista y a su gabinetazo, por omisos, permisivos y hasta socios en una de esas y desde luego que existe una gran responsabilidad del Presidente como cabeza de la Federación.

Así que, indignémonos, clamemos justicia, exijamos el total esclarecimiento de los hechos y la consignación, juicio y sentencia a todos los culpables: intelectuales, materiales, omisos, encubridores, protectores, socios y cómplices; repartamos culpas y en ese ejercicio no nos excluyamos.


El Morral del Ciego:

El “Otro Mundial de Futbol”, 21 países, cuatro continentes disputándose la copa en Sinaloa, México; escuadrones metálicos y no solo por sus enormes corazones, sino por las muletas que usan para jugar, todos son amputados de una pierna, el portero de una mano, pero tienen más agallas que los que están completos y se tiran de clavados para engañar a un árbitro o se sienten figurines de revista, los primeros esos si son futbolistas no payasos, felicidades.