lunes, 27 de abril de 2015

INCONGRUENTES; CLAMAN JUSTICIA DESDE LA ILEGALIDAD



ECLIPSE
Por Benjamín H. Yáñez Campero

INCONGRUENTES; CLAMAN JUSTICIA DESDE LA ILEGALIDAD

La cerrazón y la barbarie son dos de los principales ingredientes que han marcado la manera de protestar o  exigir justicia de los ciudadanos, ante hechos, omisiones, incumplimientos, faltas o injusticias de sus gobiernos.

En México lamentablemente, esta manera de “clamar justicia” se ha convertido en el pan nuestro de cada día, no solo por quienes han sido agraviados directamente en sus personas, en sus bienes, patrimonio o estabilidad emocional por la acción de un gobierno, sino por lo acontecido a terceros, o por cuestiones electorales, o peor aún por situaciones que ni siquiera se han presentado; el caso es protestar, hacer de ella -de la protesta- su modus vivendi, como la agrupación de los Panchos Villa, Panteras Negras, Súper Barrio o Anarquistas , que literalmente apoyan, por no decir se alquilan para participar en cualquier protesta y con ello conseguir beneficios materiales, económicos o bien predios, viviendas, taxis tolerados o simplemente saciar su sed destruir.

Es el mismo caso el de la CNTE (Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación), donde los pseudo maestros “hacen suya” cualquier causa, por legítima o ilegal que sea, para tomar las calles, vandalizar la ciudad donde se paran y con ello presionar al gobierno solo para conseguir más prebendas, para acarrear a gua solo a su molino y en tiempos electorales mostrar musculo, claro que con los mismos fines.

Pero el verdaderamente lamentable, es el último caso de esta larga lista de penosos ejemplos; tras uno de los más tristes y oscuros episodios de la historia reciente del país –el caso Ayotzinapa- los también pseudo estudiantes, normalistas, padres y familiares de los desaparecidos, han pasado de la lamentación a la indignación y por desgracia al clientelismo, mismo que los ha orillado  a desvirtuar su más que legitima demanda, convirtiéndola solo en carne de cañón, en el pretexto para promover la anarquía, la destrucción y la violencia, en pocas palabras para instaurar la cerrazón y la barbarie como moneda de cambio en circulación.

Imposible clamar justicia, por obtuso que haya sido el agravio, desde la violencia, con argumentos de vandalismo y agresión; imposible hacer nuestras (de los Ciudadanos de a pie) sus causas, cuando se han desvirtuado y prostituido, de tal suerte que sus propias demandas se convierten en más y más agravios que lastiman y dañan y generan desestabilidad, para que “otros” con poder, dinero y negras intensiones se beneficien de su dolor y su condición para hacerle al País un daño mayor. Sí, siempre si a la protesta, pero No, nunca no a la barbarie.

El Morral del Ciego:
¿Y qué tal? Cuauhtémoc Blanco candidato del PSD a la Alcaldía de Cuernavaca, no sé si de risa, de pena ajena o simple estupidez, pero el ilustre y letrado aspirante en uno de sus elocuentes discursos pide a los asistentes al mitin proselitista votar por el PRD en lugar de por “su partido”. ¿Qué les espera a los cuernavaquenses?